jueves, 21 de mayo de 2015

Porteo ergonómico y displasia de cadera


¿Qué es la displasia de cadera?
"El término displasia de desarrollo de la cadera (DDH) engloba alteraciones en la forma de cabeza del fémur, del acetábulo (donde encaja en la pelvis) o de ambos que pueden provocar problemas de desarrollo y estabilidad de la articulación." (*) La causa es desconocida, aunque los bajos niveles de líquido amniótico en el útero durante el embarazo pueden incrementar el riesgo de padecer displasia, habiendo también otros factores como la posición en el útero, antecedentes familiares o gran peso al nacer.


¿Cómo se relaciona el porteo con esta alteración?
El Dr. García Fontecha, Traumatólogo, considera que el "porteo en postura forzada con las piernas estiradas y juntas durante muchas horas al día (...) aumenta el riesgo de desarrollar una displasia de cadera, por lo que no se recomienda mantener las piernas de los niños en esa postura." (*) A estos sistemas de porteo solemos denominarlos "mochilas colgonas" y no son ergonómicos, dado que no respetan la fisonomía de los bebés.

La displasia puede corregirse. Si la condición perdura más allá de las primeras seis semanas de vida "el tratamiento consiste en la colocación de una férula de abducción (Paulik o Tubingen), que mantiene las piernas abiertas y, por lo tanto, las caderas estarán reducidas. Si la ecografía o radiografía de control muestra una correcta reducción, éste será el tratamiento definitivo." (*)


Foto: www.wheatonbrace.com
Arnés de Pavlik


¿Cómo puede ayudar el porteo a prevenir la displasia de cadera? 

El Instituto Internacional de Displasia de Cadera hace especial énfasis en el tipo de portabebés a utilizar. Todos ellos deberán ser ergonómicos y procurar la posición adecuada.







En base a la evidencia, entonces, podemos afirmar que el porteo ergonómico ayuda a prevenir la displasia de cadera y procura la postura adecuada a los bebés; por lo cual si hubiese una predisposición genética podríamos corregir la displasia sin necesidad de férula aunque, por supuesto, no reemplaza el tratamiento médico en caso de necesitarlo.

Y si el tratamiento fuera necesario, de todos modos, el porteo ergonómico sería un gran aliado en el proceso, reduciendo el estrés en el bebé gracias al contacto piel a piel.

La familia Grazioli, de Carmen de Patagones (Provincia de Buenos Aires, Argentina) nos deja un hermoso testimonio sobre este tema. Cuenta Milagros: "Tengo tres hijas. Empecé a practicar el porteo con mi nena mas chiquita, María, que ahora tiene 1 año. ¡Gracias al porteo pudimos corregir una displasia de cadera que tenía María! La corregimos al 100%. Me rebalsa la felicidad cada vez que porteamos."




¿No es maravilloso que además de todos los beneficios que nos brinda llevar a nuestros hijos cerca del corazón podamos prevenir una condición como la displasia de cadera? Difundamos esta información para que todas las familias conozcan el porteo ergonómico, respetuoso y seguro. ¡A portear se ha dicho!



(*) Dr. CG García Fontecha para el portal Traumatología Infantil

sábado, 16 de mayo de 2015

Instrucciones para armar un muñeco "salao" o muñeco de porteo


Este post es una versión propia de este instructivo de la Asociación Red Canguro. Especialmente pensado para quienes viven de este lado del Océano, con materiales que se consiguen con facilidad en Argentina. ¡Espero les sea de utilidad!

¿Qué es un muñeco "salao"? Un muñeco salao es un muñeco de práctica para porteo. Es ideal para enseñar a otras personas a utilizar portabebés. En mi caso tengo dos de ellos, cada uno destinado a una fase distinta de porteo: un recién nacido y un bebé grande, aproximadamente del tamaño de un bebé real de 6 o 7 meses.

Se denomina salao porque está relleno con sal gruesa, lo que le da peso y contextura para que sea más fácil la práctica y se asemeje más a un bebé real. Un bebote sin peso sube demasiado al ajustar los portabebés y dificulta el aprendizaje.

Vamos a necesitar: 1 bebote de cuerpo blando relleno con vellón. Entre 1 y 3 kilos de sal gruesa dependiendo del tamaño del muñeco. Varias bolsitas de plástico pequeñas. 1 tijera. 1 embudo. Varios precintos del tamaño adecuado.

En esta ocasión les comparto las fotos del paso a paso de mi muñeco más grande. Para comenzar necesitan adquirir un bebote con cuerpo blando relleno de vellón, extremidades de goma (en este caso de plastisol) y piernas flexionadas. Este muñeco mide unos 63 cm de largo y fue relleno con 3 kilos de sal gruesa. Para un bebé pequeño (simil recién nacido) utilizamos un bebote de unos 45 a 50 cm y entre 1 y 1,5 kilos de sal.

Podemos pedir al fabricante que nos envíe precintos de repuesto, en general esto es factible. Si no es posible esperamos a tener el bebote, vemos qué precintos se utilizaron en su confección y compramos varios del mismo tamaño en cualquier ferretería. Los precintos son unas tiras plásticas que poseen un sistema por el cual cuando se pasa la punta por el extremo que posee un orificio se traban sobre sí mismas formando un círculo que no es posible abrir. Si observamos este tipo de muñeco, todas sus extremidades están fijadas con precintos. Es mejor tener varios de ellos, porque podemos equivocarnos en el proceso.

Precintos

Armando el salao paso a paso

Para comenzar armamos bolsitas de sal bien cerradas de aproximadamente 200 gramos.


Luego cortamos el precinto que une la cabeza al cuerpo y vaciamos el cuerpo quitando todo el vellón. 


Comenzamos a rellenar el cuerpo colocando las bolsitas de sal de a poco. Primero las piernas (introduciendo levemente una bolsa dentro de cada una de ellas, por supuesto la mayor parte de la bolsa quedará dentro del cuerpo). Alternamos bolsitas y vellón, para que no queden espacios vacíos en el cuerpo. Prestemos especial atención a la colita, tratando de armarla bien redonda y rellena, lo que nos va a facilitar luego las demostraciones de porteo. 



Vamos de las piernas hasta los hombros. La manera de darnos cuenta de que está bien armado es que no haya arrugas en la tela. Debe quedar bien estirada. Es probable que sobre vellón, dado que ocupamos el espacio con sal.


Cuando llegamos a los hombros pasamos a rellenar la cabeza. La manera más fácil de hacerlo es colocar una bolsa dentro y ayudarnos con un embudo, vertiendo la sal directamente adentro. Una vez llena anudamos la bolsa y la introducimos por completo dentro de la cabeza del muñeco.



Ahora debemos colocar la cabeza en su lugar con ayuda de un nuevo precinto. Les recomiendo no ajustar demasiado para que la cabeza pueda girar (ideal para demostraciones donde el bebé va pegado al cuerpo del porteador y debería estar mirando de lado). 



Una vez listo el muñeco es buena idea ponerle un pañal e incluso (si la colita no es muy salida) agregar un poco de relleno para que sea más importante. Esto va a permitir adquirir la posición de ranita con mayor facilidad.


¡Listo el salao! No van a poder creer que pese sólo 3 kilos. Les aseguro que pareciera que pesa mucho más. Acá tienen a Sol, mi primera muñeca de porteo.


Porteando a Sol

¿Se animan a enviar sus fotos? ¡Prometo subirlas! Sigamos trabajando para difundir este hermoso arte que es el porteo.

martes, 12 de mayo de 2015

5 Puntos esenciales sobre seguridad en el porteo



Es importante aprender sobre seguridad en el porteo aun antes de comenzar a portear. Como cualquier producto destinado a los bebés, un portabebé posee potenciales riesgos si no se utiliza cuidadosa y correctamente.

Babywearing International nos brinda esta importante información.

1. Asegurate de que las vías aéreas de tu bebé estén siempre despejadas mientras porteás. La mejor manera de hacerlo es mantenerlo en posición erguida, lo suficientemente cerca tuyo como para monitorear su respiración y asegurarte de que su barbilla no está pegada a su pecho. Como bien dice Elena López, de De Monitos y Risas, el bebé no debería hacer ruidos al respirar. Babywearing International recomienda que los niños sólo sean llevados en posición horizontal o "cuna" mientras están mamando activamente y luego regresen a la posición erguida o vertical tan pronto como hayan terminado.


2. Es importante también que el portabebé provea un soporte adecuado para el cuello y espalda en desarrollo del bebé. Idealmente el bebé debería ser llevado con sus rodillas más altas que su cola y sus piernas en posición de cuclillas y soporte de rodilla a rodilla, aunque con bebés grandes y niños el soporte de rodilla a rodilla no siempre es posible ni necesario. Un portabebé ergonómico (ya sea uno de tela suave, uno de origen asiático, una bandolera sling o un fular) proveerá un mejor soporte para el bebé y será más cómodo también para quien portea.

3. Siempre inspeccioná tu portabebé antes de usarlo, buscando los puntos débiles, costuras descosidas, desgastes de la tela, etc. Babywearing International recomienda comprar el portabebé de una marca de renombre y buena reputación para asegurar que cumple con los estándares de seguridad y testeo (esto lamentablemente no está supervisado en Argentina, lo cual requiere poner especial atención de nuestra parte, como consumidores).

4. Practicá todas las posiciones o nudos —especialmente aquellos a la espalda– con alguien que observe, sobre la cama o sofá, o cerca del suelo hasta que te sientas completamente seguro. Es ideal poder acudir a un taller de porteo o solicitar un asesoramiento personalizado para despejar dudas y practicar con supervisión hasta conocer al detalle las posiciones adecuadas básicas.

5. Siempre ejercitá el sentido común cuando portees. Los portabebés no son dispositivos aprobados de seguridad vehicular ni flotación y no deberían ser usados en vehículos en movimiento (en reemplazo de una silla de viaje, por ejemplo). Evitá usar portabebés en situaciones donde de por sí no sería seguro llevar un bebé en brazos. Hago una salvedad, que son los transportes públicos aquí en Argentina. Siempre será más seguro tener al niño en un portabebé bien colocado sobre nuestro cuerpo, con nuestras manos libres, que llevarlo en brazos.

¡Ahora sí, a portear con seguridad!

sábado, 2 de mayo de 2015

5 Consejos para portear en invierno



Así como en verano surgen dudas respecto del porteo, en invierno las preguntas son otras.

¿Cuánto abrigar? ¿Qué portabebé usar? ¿No será mejor usar cochecito y mucho abrigo? ¿Qué pasa con los bebés que no quieren ir "muy apretados"?

Primero debemos decir que el porteo es una excelente opción en invierno. Para los bebés muy pequeños, la cercanía de otro cuerpo es un plus: regulan mejor su temperatura corporal, acompasan su ritmo cardíaco y su respiración, se sienten más seguros y contenidos, entre muchos otros beneficios.

Y para los bebés más grandes y/ o niños de 2 años o más las ventajas también son muchas. Ayudamos a la permanencia del objeto, contribuyendo a que transiten mejor la angustia de separación, les otorgamos un lugar seguro desde el cual explorar y aprender, los incluimos más fácilmente a la vida familiar, etc. Y siempre estarán más calentitos estando cerca de nuestros cuerpos.

Es importante destacar que todo va a depender de la temperatura exterior. No será lo mismo 10° que 2°. Si en su país encuentran abrigos de porteo, yo no dudaría un minuto en adquirir uno. Así solucionamos dos problemas en uno, ¿no les parece?

Pero en Argentina esta opción no existe aun, y a menos que seas habilidosa con la costura... Mejor buscamos alternativas.


Pasemos a los consejos:

1. NO SOBREABRIGUEMOS: Si el bebé es pequeño y va cubierto completamente por la tela del portabebé debemos abrigar menos. Pensemos que esas capas de tela también lo protegen y que el cuerpo de quien lo lleva emana calor natural. Incluso quizás un body de manga larga y un pantalón de algodón sean suficientes. Tengamos especial atención a cada bebé: no todos son iguales. Algunos son muy calurosos y no quieren sentir demasiado calor. Si tu bebé se queja, prestá atención, quizás esté traspirando mucho o necesite tener mayor movilidad.
Para los bebés más grandes que van en un portabebé como la mochila ergonómica el tema del abrigo cambia. De acuerdo a la temperatura real podemos ponerles un sweater, buzo o una campera abrigada.

2. LLEVEMOS ABRIGO EXTRA: Si entramos a un lugar cerrado con poca calefacción o debemos retirar al bebé del portabebé por cualquier motivo sentirá frío repentino. De acuerdo a su edad, llevemos una manta extra o una campera que podamos rápidamente poner sobre su cuerpo para que no sufra cambios bruscos de temperatura. Recordemos SIEMPRE hablar con ellos y contarles qué va a pasar, qué cambios o movimientos vamos a realizar, etc.

3. COLOQUEMOS NUESTRO ABRIGO AL FINAL: Para un porteo seguro, cómodo y ergonómico (sobre todo para bebés pequeños), es mejor que el portabebé esté sobre nuestro cuerpo con la menor cantidad de prendas posibles. Imaginen ponerse un fular sobre una campera... Nada cómodo, ¿no? Las maniobras se entorpecen, las prendas no permiten un ajuste óptimo y demás. Si hacemos al revés, incluso podemos ponernos un abrigo bien grande y cubrir parte del cuerpo del bebé, si es que hace un frío helado.
Si usamos un portabebé armado como en las fotos (mochila, mei tai) ya es diferente, y podemos optar por ponerlo sobre nuestro cuerpo ya abrigado.

4. USEMOS GORROS U OTROS ACCESORIOS: Para un frío extremo es conveniente abrigar al bebé, por ejemplo con un gorro, a intentar cubrirlo con el portabebé. Aunque nos parezca que el frío y el viento van a hacerle daño (lo cual no es cierto, ya que no está científicamente comprobado) es probable que nuestro bebé prefiera ir observando el camino sin sentirse demasiado aprisionado. En ese caso lo abrigamos un poco más (gorro, medias) y usamos nudos que le permitan tener cabeza, brazos y piernas totalmente libres.

5. ELIJAMOS EL PORTABEBÉ QUE MÁS NOS GUSTE: No es necesario que cambiemos el portabebé que nos gusta usar. Con algunos de estos consejos ya vas a poder adaptar su uso. Si es una bandolera finita, abrigamos un poco más al bebé o colocamos nuestro abrigo sobre su cuerpo. Si es un portabebé más abierto lo mismo: abrigamos bien y seguimos disfrutando del porteo.

No olvidemos que el porteo debe ser: cómodo para ambos, sin dolores de espalda para quien portea, una ayuda en la vida diaria y una experiencia para atesorar toda la vida.


¡A portear con frío!

¿Qué portabebé es adecuado para recién nacidos?

¿Empiezo a portear apenas nace mi bebé o espero? ¿Qué portabebé es mejor? ¿Cómo sé si el portabebé que me regalaron es bueno para un recién nacido? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes. A veces parece haber tantas opciones que muchos padres se terminan mareando. Intentaré dar una respuesta amplia y lo más correcta posible.


Antes que nada, estamos hablando de porteo seguro, respetuoso y ergonómico, por lo cual quedan excluidos todos los portabebés que no respetan la fisonomía del bebé (por ejemplo, las mochilas colgonas y las falsas bandoleras, que lamentablemente siguen siendo las más conocidas).



El porteo debe ser doblemente responsable con bebés recién nacidos. Los puntos más importantes son:



- Utilizar un portabebé que logre un ajuste "punto por punto" (vértebra a vértebra) y un soporte adecuado de todo el cuerpo del bebé (cabeza, cuello, espalda y cadera, sin forzar posturas). El peso del bebé debe estar sostenido por la tela del portabebé y el cuerpo de quien portea, nunca debe recaer sobre su propio cuerpo, ya que aun está en proceso de osificación.



- Cuidar que las vías respiratorias estén siempre libres (nariz y boca visibles y despejadas) y la barbilla del bebé no toque su pecho. Escuchemos su respiración, no debe haber sonidos ni silbidos.


- No forzar la apertura de piernas respetando su postura fisiológica natural (posición fetal: rodillas flexionadas más altas que el culito formando una “M” y espalda curvada en forma de “C”

- Respetar visiblemente la curvatura natural de su espalda en forma de “C”.

- Envolver al bebé proporcionándole contacto y movimiento, para que se sienta protegido y seguro.

Recordemos que el porteo es ideal tanto para recién nacidos como para bebés prematuros y que tiene todos los beneficios del método Cuidado Madre Canguro (para más info ver el álbum Beneficios).


Hay una polémica respecto de "verticalizar" a los bebés muy pequeños (que aun no se sientan), pero la evidencia científica actual avala los beneficios de la posición vertical y aquí hablamos sólo de portabebés que ajustan "punto a punto" su cuerpo (sin forzar posiciones). De hecho Babywearing International recomienda (por seguridad) que los niños sólo sean llevados en posición horizontal o "cuna" mientras están mamando activamente y luego regresen a la posición erguida o vertical tan pronto como hayan terminado.

Habiendo hecho esta introducción, entonces, pasemos en concreto a los tipos de portabebés. ¿Cuáles cumplen con estas reglas? 

Desde Cangureando recomendamos: fulares (de cualquier tipo, aunque deberá verse en concreto si el bebé tiene alguna condición especial como hipotonía, hiperlaxitud, etc) y bandoleras de anillas. Podrá usarse también fulares prearmados y cualquier otro portabebé de tela blanda que envuelva y acompañe respetuosamente el cuerpo de los bebés.

Queda excluido cualquier portabebé que sea rígido, fuerce posturas antes de tiempo y/o no tenga sostén cefálico. Es el caso de portabebés que sí son ergonómicos como las mochilas ergonómicas o los pouchs pero a partir de que el bebé se sienta solo y gatea (lo cual nos demuestra que su columna y caderas están adecuadamente desarrolladas). Con o sin adaptadores, estos portabebés no son ideales para recién nacidos. En ellos el bebé va sentado, por lo cual su frágil cuerpo recibe el propio peso y adopta posturas que el bebé por sí mismo no lograría.

La diferencia está en que dentro de un portabebé adecuado -como un fular bien utilizado- el bebé se encuentra contenido por la tela y el cuerpo del adulto (una posición similar a si estuviese sobre el pecho de su madre) y no recibe peso sobre su propia estructura ósea.



Mostraremos ejemplos concretos en las fotos.


Fular tejido (Foto: Kokadi)





Bandolera (Foto: CQM)

Fular elástico (Foto: Boba)


Fular prearmado


¿Qué portabebé eligen para portear a sus bebés más pequeños? ¡A portear desde el primer día!

Fuentes: Red Canguro. Porta Kanguritos. Porteame. Crianza y Energía. Cerquita Mío.

¿Qué portabebé es adecuado para recién nacidos?

¿Empiezo a portear apenas nace mi bebé o espero? ¿Qué portabebé es mejor? ¿Cómo sé si el portabebé que me regalaron es bueno para un recién nacido? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes. A veces parece haber tantas opciones que muchos padres se terminan mareando. Intentaré dar una respuesta amplia y lo más correcta posible.


Antes que nada, estamos hablando de porteo seguro, respetuoso y ergonómico, por lo cual quedan excluidos todos los portabebés que no respetan la fisonomía del bebé (por ejemplo, las mochilas colgonas y las falsas bandoleras, que lamentablemente siguen siendo las más conocidas).



El porteo debe ser doblemente responsable con bebés recién nacidos. Los puntos más importantes son:



- Utilizar un portabebé que logre un ajuste "punto por punto" (vértebra a vértebra) y un soporte adecuado de todo el cuerpo del bebé (cabeza, cuello, espalda y cadera, sin forzar posturas). El peso del bebé debe estar sostenido por la tela del portabebé y el cuerpo de quien portea, nunca debe recaer sobre su propio cuerpo, ya que aun está en proceso de osificación.



- Cuidar que las vías respiratorias estén siempre libres (nariz y boca visibles y despejadas) y la barbilla del bebé no toque su pecho. Escuchemos su respiración, no debe haber sonidos ni silbidos.

- No forzar la apertura de piernas respetando su postura fisiológica natural (posición fetal: rodillas flexionadas más altas que el culito formando una “M” y espalda curvada en forma de “C”

- Respetar visiblemente la curvatura natural de su espalda en forma de “C”.

- Envolver al bebé proporcionándole contacto y movimiento, para que se sienta protegido y seguro.

Recordemos que el porteo es ideal tanto para recién nacidos como para bebés prematuros y que tiene todos los beneficios del método Cuidado Madre Canguro (para más info ver el álbum Beneficios).


Hay una polémica respecto de "verticalizar" a los bebés muy pequeños (que aun no se sientan), pero la evidencia científica actual avala los beneficios de la posición vertical y aquí hablamos sólo de portabebés que ajustan "punto a punto" su cuerpo (sin forzar posiciones). De hecho Babywearing International recomienda (por seguridad) que los niños sólo sean llevados en posición horizontal o "cuna" mientras están mamando activamente y luego regresen a la posición erguida o vertical tan pronto como hayan terminado.

Habiendo hecho esta introducción, entonces, pasemos en concreto a los tipos de portabebés. ¿Cuáles cumplen con estas reglas? 

Desde Cangureando recomendamos: fulares (tejidos o elásticos), bandoleras de anillas, fulares prearmados y cualquier otro portabebé de tela blanda que envuelva y acompañe respetuosamente el cuerpo de los bebés.

Queda excluido cualquier portabebé que sea rígido, fuerce posturas antes de tiempo y/o no tenga sostén cefálico. Es el caso de portabebés que sí son ergonómicos como las mochilas ergonómicas o los pouchs pero a partir de que el bebé se sienta solo y gatea (lo cual nos demuestra que su columna y caderas están adecuadamente desarrolladas). Con o sin adaptadores, estos portabebés no son ideales para recién nacidos. En ellos el bebé va sentado, por lo cual su frágil cuerpo recibe el propio peso y adopta posturas que el bebé por sí mismo no lograría.

La diferencia está en que dentro de un portabebé adecuado -como un fular bien utilizado- el bebé se encuentra contenido por la tela y el cuerpo del adulto (una posición similar a si estuviese sobre el pecho de su madre) y no recibe peso sobre su propia estructura ósea.



Mostraremos ejemplos concretos en las fotos.


Fular de jacquard (Foto: Kokadi)

Bandolera de anillas (Foto: Lennylamb)




Fular elástico (Foto: Boba)


Fular prearmado

¿Qué portabebé eligen para portear a sus bebés más pequeños? ¡A portear desde el primer día!

Fuentes: Red Canguro. Porta Kanguritos. Porteame. Crianza y Energía. Cerquita Mío.

Podaegi: un portabebé ideal para embarazadas


¿CONOCÉS EL PODAEGI?

Es un portabebé que reparte el peso en ambos hombros así como la espalda y la cintura.

Aunque se recomienda más para niños que ya sostengan la cabeza, se puede utilizar desde el nacimiento tomando ciertos recaudos.

Sus largas tiras permiten diferentes anudados, pudiendo colocarse muy fácilmente sin ataduras en la cintura, por lo cual es muy recomendable para embarazadas que aun quieran (y puedan) portear en la espalda.

El podaegi es un portabebé de origen coreano. Es un simple rectángulo de tela donde se sienta el bebé con dos largas tiras de tela para atarlo al cuerpo del porteador.

Fuente: Mi mamá me cose





Nudo corredizo: ¡Un aliado del porteo!


Hoy quiero dejarles un video que me pareció clarísimo, ya que el nudo corredizo a veces es difícil de lograr. Con este nudo transformamos cualquier pañuelo o pashmina en un portabebé que se ajusta a la perfección. También sirve para fulares cortos y kepinas.


Un portabebé al instante improvisado con una pashmina... ¡que permite ajuste punto por punto! Detalles del nudo:



Podemos portear bebés que ya sostengan su cabecita, sentados sobre el pecho o bebés más grandecitos sobre nuestra cadera. ¡No dejen de intentarlo!

Mochilas ergonómicas: ¿Cómo evitamos usarlas incorrectamente?


Las mochilas ergonómicas son un aliado excelente para portear bebés y niños que ya tienen un peso considerable. ¡Podemos usarlas hasta los 3 años o incluso más! Son cómodas, seguras y fáciles de colocar. Sin embargo, pueden estar siendo usadas incorrectamente.

En este post les cuento sobre su buen uso, los errores más comunes y cómo solucionarlos.



Recordemos primero que, idealmente, las mochilas está recomendadas para bebés que ya se sientan por sí mismos, dado que su ajuste no es "punto por punto", por lo tanto el peso (aunque bien distribuido) recae sobre la cola, muslos y cadera del bebé; y por lo tanto es conveniente que su desarrollo ya sea óptimo. Pasemos a ver ejemplos concretos sobre usos incorrectos.




Este es probablemente el error más frecuente. Sucede sobre todo cuando el bebé o niño ya tiene cierta altura y, con el fin de despejar el campo visual, el adulto coloca el cinturón. El cinturón siempre debe ir en la cintura (a la altura de tu ombligo aproximadamente), situando al bebé o niño en nuestra mitad superior. Colocándolo más abajo logramos desplazar nuestro centro de gravedad, lo que implica que para compensar el peso movemos (sin notarlo) la pelvis y perdemos la posición adecuada, sobrecargando la lumbar. Esto va a tener como resultado dolores de espalda, principalmente en la zona baja

Si porteás y te duele la espalda, los hombros o las cervicales, ¡ATENCIÓN! porque algo no está bien. Recordemos que el porteo ergonómico asegura una distribución correcta del peso y respeta la fisonomía de ambas partes. 




Segundo error muy usual: incorrecta posición de las piernas del bebé. La posición adecuada es en M (o ranita): espalda curva, rodillas más altas que la cola, pelvis del bebé sobre el cuerpo del adulto. La rodilla nunca debe caer ni estar a la misma altura que la cola, sino que debe estar flexionada, con tela como soporte. Para conseguirlo podemos levantar con firmeza las rodillas de nuestro bebé, haciendo que la cola baje y formando la M (lo cual se denomina en porteo "bascular" la cadera). O lo que es lo mismo, rotar levemente su pelvis para que quede en contacto directo con nuestro cuerpo, bajando la cola y subiendo las rodillas. La cola del bebé debe "caer" dentro del panel de tela y no estar sobre el cinturón (nos damos cuenta si la posición es correcta porque la cola tapa levemente el cinturón lumbar). Es importante aclarar que la ranita de la mochila ergonómica no es igual a la que logramos con un fular, por ejemplo. Esto no es un problema, dado que si colocamos a un bebé de 6 meses o más su desarrollo ya no requerirá de una posición tan pronunciada.


Es bastante común que la mala posición suceda porque la mochila ya quedó pequeña (¡y no nos dimos cuenta!). Si el puente (tela que va de rodilla a rodilla, la parte inferior del cuadrado central) no le llega al niño de rodilla a rodilla debemos cambiarla por una más grande (talle "toddler" -2 a 3 años- o incluso "preescolar" -más de 3-). Tengamos en cuenta que a medida que nuestro hijo crece deberíamos ir adaptando los portabebés a sus necesidades. Que la tela no llegue de rodilla a rodilla quiere decir que la posición deja de ser ergonómica, siendo a veces molesta para el bebé y generando que nuestro centro de gravedad de nuevo se desplace. Si estás sintiendo dolores lumbares al portear esta puede ser la razón.




Otro error que puede hacer que nos duela la espalda: ajuste incorrecto de las tiras laterales. Este ajuste debemos hacerlo con el bebé ya colocado, hasta sentirlo bien cerquita. Al inclinarnos hacia adelante el bebé no debe despegarse de nuestro cuerpo. Por seguridad y comodidad.




En estas fotos vemos una posición óptima: rodillas en M o ranita, espalda curva, altura correcta: a un "besito" de distancia. Cuando los niños son altos muchas veces el porteo al frente puede molestarnos al campo visual (siempre dependerá de nuestra altura, claro). En ese caso la solución será portear en la espalda; pero nunca bajar la banda inferior.


¿Qué les parece este resumen? Si tienen dudas no dejen de escribirme. ¡Buen y feliz porteo!

viernes, 1 de mayo de 2015

Kepina casera sin costuras


¡Paso a paso: Cómo crear una kepina en casa y sin coser! Portear no sólo es económico y ecológico, sino que puede ser GRATIS.



Comenzamos cortando un cuadrado de tela de aproximadamente 1,30 x 1,30 m. Yo utilicé un mantel de algodón viejo. La tela no debe ceder, debe ser rígida. Luego doblamos el cuadrado a la mitad, formando un triángulo.




Volvemos a doblar a la mitad y medimos la distancia de nuestra cintura al hombro opuesto. Allí es donde haremos el nudo.


Podemos hacer un doble nudo normal o podemos intentar con el nudo plano (para evitar que se nos clave en la espalda: esto especialmente para bebés o niños pesados).




Colocamos la kepina en forma de bandolera, con el nudo sobre la espalda. La punta del triángulo debe caer hacia abajo. Colocamos al bebé a la cadera, pasamos la punta entre sus piernas y la subimos hacia arriba, formando un asiento y subiendo bien las rodillas en forma de ranita.



Esta posición es cómoda e ideal para los bebés que ya se sientan solitos. También podemos doblar sobre sí misma la tela del hombro, dando vuelta la tela que está más cerca del cuello.









Otra forma de utilizarla, con el nudo al frente.





IMPORTANTE INFORMACIÓN DE SEGURIDAD: El bebé debe estar bien pegado a tu cuerpo. Si sentís la tela floja, quitá la kepina y anudala nuevamente.

¿Hasta qué peso resiste la kepina? Si la tela está en buenas condiciones y tiene un doble nudo... ¡El límite son muchos más kilos de los que podrías cargar! Acá estoy jugando con mi sobrina, de 9 años y 25 kilos. Su posición no es la óptima, recuerden que los bebés deben ir con las rodillas más altas que la cola. ¡A portear con kepina!