sábado, 20 de febrero de 2016

10 beneficios del porteo ergonómico para el adulto



Cuando hablamos de porteo ergonómico, seguro y respetuoso nos referimos a portear a nuestros bebés y niños respetando su fisonomía y etapa evolutiva. Sin embargo, el buen porteo, además, tiene en cuenta las necesidades del adulto. ¿Lo sabías?

En este post, 10 razones por las cuales portear en forma ergonómica tiene grandes beneficios también para vos.

1. Cuida tu cuerpo y evita dolores. Portear en forma ergonómica no altera el centro de gravedad del adulto sino que introduce el peso del niño dentro de su propio eje. De esta manera se evitan dolores asociados a cargar peso de manera desequilibrada.

2. Fortalece tus músculos progresivamente. Espalda, abdominales y periné se ven fortalecidos en forma gradual a medida que el peso del bebé aumenta. Es aun mejor comenzar a portear desde el nacimiento para que este ejercicio sea paulatino.

3. Mejora tu postura. Un buen portabebé, además, favorece la correcta alineación postural, previniendo dolores lumbares y cervicales.

4. Es "manos libres". Portear brinda al bebé el contacto que necesita al mismo tiempo que te permite "recuperar" los brazos y realizar actividades de la vida cotidiana en forma cómoda y segura.

5. Amplía tus posibilidades de acceso. Utilizar un portabebé te permite evadir gran parte de los obstáculos a los que se enfrenta un cochecito tanto en la ciudad como en la naturaleza. Falta de rampas, veredas desparejas, puertas demasiado angostas, caminos en subida, arena, etc.

6. Te permite atender más rápido a tu bebé. El contacto continuo facilita la atención temprana de sus necesidades, disminuyendo sus niveles de estrés y contribuyendo a que se sienta seguro y relajado. Por ejemplo, el bebé no necesitará llorar para hacerte saber que tiene hambre: ante los primeros indicios ya podrás atenderlo.

7. Reduce las posibilidades de sufrir depresión pos-parto. Portear asegura al bebé encontrarse en su hábitat natural (el cuerpo de su madre), el cual está fisiológicamente preparado para un contacto continuo. El equilibrio endocrino generado por este contacto, una suma de oxitocina y prolactina, reduce las probabilidades de sufrir depresión luego del parto.

8. Favorece el vínculo. Llevar muy cerca a tu bebé mejora la interacción con él o ella y te permite conocerlo/la más rápido, saber sus preferencias y entender sus necesidades. 

9. Ayuda a las familias con más de 1 hijo. El porteo es una herramienta excelente para familias con niños más grandes ya que el portabebé permitirá atender a los mayores sin desatender al más pequeño.

10. Es ecológico, económico y sustentable. Los portabebés ergonómicos están realizados con materiales reciclables y renovables y son muchísimos más accesibles que un cochecito de bebé. Incluso pueden ser gratis, ya que con suficiente información podemos portear reutilizando un pañuelo o coser un portabebé utilizando una tela en desuso. Además, son cada vez más las marcas locales que apuestan al comercio justo y al trabajo artesanal.

Portear es mucho más que transportar a nuestros hijos, ¿no te parece?