viernes, 29 de julio de 2016

Los 6 errores más frecuentes al usar portabebés

En este post 6 errores muy frecuentes que pueden cometerse al utilizar portabebés: información muy importante para todos aquellos que traten con bebés y niños pequeños ya que en algunos casos se ven comprometidas su seguridad y/o su salud.



1. Llevar al bebé mirando hacia el frente.
Ningún portabebé debería usarse de este modo dado que no respeta la fisiología del bebé ni la del adulto. Es incómodo para ambas partes y contraproducente para el correcto desarrollo del bebé. Además, sobreestimula al niño y lo hace perder la riqueza de aprender observando los gestos y expresiones de su cuidador. Tampoco le brinda un adecuado soporte a su cabeza en caso de tener sueño o estar cansado. Más info acá.



2. Tener un portabebé inadecuado.
Ya sea porque el portabebé no es ergonómico (como es el caso de la foto de arriba) o porque no es adecuado a nuestra familia, contextura física o estilo de vida, tener el portabebé incorrecto nos quita las ganas de portear. Antes de comprar uno hacé lo posible para conocer las opciones disponibles y, en lo posible, pedí asesoramiento a alguien idóneo y probá varios tipos y marcas.

NOTA: Si estás utilizando un portabebé como el de las fotos de arriba asesorate. Pueden poner en riesgo la salud, el bienestar y la seguridad de tu bebé.


3. Tener un portabebé adecuado pero no saber usarlo.
Otro problema muy frecuente. Puede que tengas un excelente portabebé pero nadie te haya enseñado a usarlo de la mejor forma posible. Para solucionarlo contactá grupos de porteo de tu ciudad, asistí a un taller, pedí asesoramiento personalizado o consultá virtualmente (por ejemplo en este grupo).



4. Cargar el peso demasiado bajo y/o lejos del cuerpo.
Llevar a tu bebé demasiado bajo o alejado de tu cuerpo hace que desplaces tu centro de gravedad y compenses la mala postura ubicando de forma incorrecta tu pelvis y columna. Esto hace que tus vértebras y tu suelo pélvico se sobrecarguen. Si estás sintiendo dolores óseos o musculares al portear chequeá la altura, posición y ajuste de tu portabebé.



5. No darnos cuenta de que el portabebé quedó chico.
Algunos portabebés, por ejemplo la mochila ergonómica o el fular elástico, tienen un tiempo de uso que se mide en función del tamaño del bebé, su movilidad y preferencias, y su peso. Si sentís que tu portabebé quedó pequeño consultalo, puede que debas cambiarlo o aprender una nueva forma de aprovechar sus características.


6. No prestar atención a la ropa. 
Más allá de la inadecuada posición de esta foto, un error muy común es no prestar atención a la ropa que utilizamos al portear. Es importante que tanto el bebé como el adulto estén cómodos y disfruten del contacto. Algunos datos: evitar ponerle al bebé pantalones cerrados (ranitas, ositos) porque impiden la correcta posición de sus piernas y llevan presión sobre sus dedos y plantas; evitar sobreabrigar al niño; evitar prendas en el adulto con apliques metálicos o fibras sintéticas (pensar qué porción de nuestra vestimenta estará en contacto con su delicada piel); entre otras recomendaciones. En caso de extremo calor colocar siempre entre ambos cuerpos una capa de tela de algodón.

¿Tenés dudas o necesitás asesoramiento? ¡Consultame por email a CangureandoPorteo@gmail.com o vía Facebook!

Compartamos esta información, nunca sabemos a quién puede serle de utilidad. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario