martes, 9 de agosto de 2016

Porteo Adaptado: La Historia de Andrea y Matías

 
Una familia a la que tuve el privilegio de conocer y asesorar. ¡La sonrisa de Mati mueve montañas! No te pierdas las palabras de su mamá, Andrea, una mujer increíble. Una vez más demostrando que cuando hay amor no existen límites.

***
 
Cuando nació mi primer hija no tenía idea sobre el porteo, me prestaron una mochila de las colgonas, la use sólo una vez, tanto me dolió la espalda que nunca más la pude llevar así.
 
Tres años después, embarazada de mi segundo hijo, empecé a leer sobre porteo ergonómico y no dude en comprarme un fular semielástico para usarlo desde el nacimiento con él.
 
Pero a veces las cosas se dan diferente a como uno las espera... Mati tuvo un parto complicado, cuando nació no respiraba así que rápidamente se lo llevaron para reanimarlo, y luego directo a neonatología. Fue un comienzo de vida difícil, tanto para el como para su familia. A raíz de esta situación quedó con una parálisis cerebral, una condición que genera dificultad en los movimientos de su cuerpo y en la coordinación.
 
¡A los 22 días volvimos a casa! Mati tomaba teta exclusiva, que para mí era un gran logro, y yo sentía que teníamos que recuperar el "tiempo perdido" de contacto piel con piel, ¡así que el fular fue mi gran aliado! Al principio fue complicado, yo conocía sólo un nudo y nos manejábamos con ese. Cada vez que teníamos que salir, o simplemente estar juntos en casa me ponía el fular y era hermoso. A veces se nos dificultaba un poco, los músculos de Mati a veces están hipertónicos y a veces hipotónicos, teníamos que ir conociéndonos y adaptándonos, teníamos un largo camino por recorrer y mucho por aprender.
 
A los 6 meses compramos la mochila y a Mati le encantó. Yo lo sentía muy cómodo y me daba la seguridad de poder ir mirándolo todo el tiempo. 
 
 
¿Para que nos sirve el porteo en nuestro día a día? Vamos a las terapias, a hacer las compras, a hacer trámites, pasear, vacaciones... Recuerdo que incluso cuando fuimos al neuro-ortopedista, lo llevé en mochila y el médico nos felicitó, me dijo que esa era la posición en la que tenía que llevarlo para evitar la displasia de cadera en Mati. ¡Yo feliz!
 
Alrededor del año de Mati empezó a no querer ir en ningún portabebé, él odia el coche con lo cual era toda una complicación para nosotros. Por esos momentos conocí el grupo de Facebook Crianza en Brazos y empecé a leer muchas historias y consejos que me sirvieron para ir haciendo pequeños cambios que me ayudaron a encontrar una mejor postura para Mati y que vuelva a estar a gusto en su portabebé. También con la ayuda de mi asesora de porteo, Noe,  nos dimos cuenta que podía ponerlo a la espalda con mochila y que su portabebé preferido era el fular tejido. 
 
Creo que de a poco todos vamos conociendo los beneficios del porteo, tanto para el bebé o niño como para el portead@r, beneficios físicos, sensoriales, emocionales,etc. Y tal vez para muchas familias el porteo es sólo una pequeña etapa de sus vidas, pera para nosotr@s, estos casi dos años de porteo son sólo el comienzo, Mati aun no camina, no se sienta, sin el porteo muchas cosas nos serían imposibles. Nos encanta llevarlo así.
 
Además, con ver la sonrisa de oreja a oreja que se le dibuja cada vez que me pongo la mochi, cómo empieza a mover sus piernas como loco, me demuestra cuánto lo disfruta el también... ¡Y eso nos hace muy felices!

3 comentarios:

  1. Que maravillosa historia... Que alegría inmensa la de Maty y su mami...

    ResponderEliminar
  2. Que maravillosa historia... Que alegría inmensa la de Maty y su mami...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar